CÓMO MEDITAR? Algunas claves

image_pdfimage_print

Cómo logro meditar? Libera el control de lo que “debería ser” y haz lo que sientas!
Por Verónica Heiland 

He recibido varias preguntas, que resumo así:
-Cómo hago para meditar?
-Tengo que meditar todos los días?
-Cuánto tiempo conviene meditar?
-Qué meditación me recomiendas?
-Quiero meditar y no me sale. Qué puedo hacer?

Todas las preguntas tienen una respuesta común: HAZ LO QUE SIENTAS!
Cuando permitimos que sea el sagrado espacio de nuestro corazón el que dirija nuestras acciones, nos abrimos a las múltiples oportunidades que el universo nos brinda para estar en bendita conexión con el Todo. La sabiduría intuitiva que todos tenemos, y no siempre escuchamos, o que a veces escuchamos e ignoramos por razones que pone la mente, es la que mejor nos conduce de camino al Hogar.

Vamos a responder cada una.
Meditar es un proceso que llevamos a cabo cuando logramos vaciarnos de la obligación de conducir el proceso. Es decir: podemos seguir pautas básicas que nos permitirán acceder a un estado meditativo. Luego con el ejercicio periódico esta facultad de encontrar el espacio dentro nuestro donde estamos en conexión directa con la Fuente Divina Universal, surge sola.

Las recomendaciones generales son: preferentemente sentarse con la espalda recta, pero sin tensiones, la cabeza como sostenida por un lazo invisible desde el cielo, brazos y piernas relajados y podrías tener las manos formando algún mudra (simplemente puedes dejar ambas palmas hacia arriba, como recibiendo y ya). También podrías hacer una meditación acostado, como son casi todas las meditaciones guiadas de los ejercicios pleyadianos. En ese caso, las piernas levemente separadas, siguiendo la misma línea de los hombros, y los brazos relajados a cada lado del cuerpo, con un almohadón bajo las rodillas para permitir que la energía fluya libremente por todo el cuerpo.

Se puede poner música suave que te invite a relajarte, o mantras, o cantarlos uno mismo. Se pueden encender inciensos u hornitos con aceites esenciales, prender una velita, coger una piedra entre las manos, etc. Es decir cualquier cosa que sientas que propicia tu relajación y a la vez tu conexión con tu Yo Superior. Con el tiempo aprenderás a dejar de lado todo esto y no necesitar nada mas que tus cuerpos físico y sutiles en armonía, aunque siempre que lo desees podrás conectar haciendo el ritual de encender la vela o un carboncillo.

Recomiendo empezar con muy poquito tiempo. Pongamos cinco minutos, no más. Y luego ir aumentando los tiempos, a medida que tu propia conexión lo va pidiendo. Pensar en… NADA. Al principio parece muy difícil. Solo cuando te des cuenta que estás pensando en la cuenta de la luz que debes pagar a fin de mes, te dices: NADA! Y vuelves a desalojar de pensamientos tu mente. Asi llegarán muchos pensamientos, y siempre, en cuanto reconozcas que estás PENSANDO, los dejarás pasar. No te enojes ni te condenes por haber sucumbido a ese pensamiento. Simplemente vuelve a pensar en nada. Otro método, que me ha dado mucho resultado es el de mirar un punto fijo en el suelo, ubicado a unos 60 cm de tus pies. Elige una esquinita del mosaico o una pelusita, cualquier punto que llame tu atención sobre el suelo. Tendrás los ojos semientornados, manteniendo la vista en un ángulo aproximado de 45° con el suelo. Y simplemente miras el punto. Te distraes y piensas en el próximo examen que debes rendir, cuánto te falta por estudiar y estás aquí sentado meditando! Perfecto, reconoce el pensamiento y dejalo ir. Vuelve a tu punto en el suelo. Solo mira el punto, lleva tu atención ahí y desconecta otra vez los pensamientos.

Sentir que “no nos sale meditar” es mucho más frecuente de lo que creemos. Es porque estamos ocupados poniéndonos metas y juzgándonos sobre el resultado, cuando meditar es justamente soltar toda expectativa!
Así que no te PRE-ocupes, como dicta el principio de reiki: solo ocúpate! Haz que suceda! Aunque te parezca que nunca te va a salir, piensa que cuando eras bebé, primero necesitaste gatear, y luego muchos infructuosos intentos para caminar. Cómo es que de pronto quieres salir en maratón meditativa? Entonces, ten paciencia! Contigo mismo! Es uno de los retos más importantes cuando comenzamos a meditar. Acéptate, perdónate cada vez que sientas enfado y déjalo pasar.

Si meditar poniendo la mente en blanco te resulta muy difícil, puedes comenzar con meditaciones guiadas, hay muchísimas en la red. Yo misma he grabado un montón, y en todas ellas además de hacer el proceso meditativo, recibes una sesión de energía, ya que siempre cuando grabo mis audios, abro una sesión de reiki, para que la persona que lo escuche reciba sanación a través de mi voz. Te dejo aquí el link de MI CANAL

Sobre la periodicidad de la meditación solo te puedo asegurar, que a medida que la vayas practicando, tu propio cuerpo va a ir pidiéndote más. Porque sentirás el bienestar que la meditación te proporciona. Sus efectos benéficos están comprobados a nivel físico, regulando las funciones vitales del organismo, y en los niveles sutiles: más energía en todos los planos, mejor rendimiento intelectual, más agudeza mental, equilibrio de las emociones, saneamiento y armonía en todos los aspectos de tu existencia y paz espiritual.

Cuando me preguntan “debo meditar todos los días”? repregunto: “comes todos los días”? Si le damos alimento material a nuestro cuerpo físico, cómo no vamos a darle nutrición espiritual a nuestros cuerpos etéricos?. El “debo” implica una obligación, pero es con uno mismo con quien tenemos que asumir esta circunstancia. Nadie vendrá a decirnos “qué mal, hoy no meditaste”, seremos nosotros mismos quienes sintamos esa necesidad de conectarnos internamente. Si tu ritmo es meditar una vez a la semana, adelante! Si tu ritmo es dos veces al día, adelante! Cada uno sabe como nutrir sus propios procesos. Habrá momentos en los que nos encontremos mas equilibrados y nos tomemos pausas mas largas, y habrá otros períodos en los que se impondrá la meditación.

Es que el objetivo final de la meditación es lograr la plena consciencia. Entonces llegará un momento también en que te darás cuenta que no requieres sentarte en flor de loto con la música de Enya, sino que toda tu vida se ha tornado una actitud de entrega meditativa.

Finalmente, la meditación que recomiendo es todo esto. Resumiendo: HAZ LO QUE SIENTAS, DESDE LA BENDITA CONEXIÓN CON EL SAGRADO ESPACIO DE TU CORAZÓN!

Om tat sat. Namasté!
Verónica Heiland – SuShan
(No hay diferencia entre tú y yo. Mi Divinidad reconoce y bendice a la Divinidad en Ti)

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. MIRIAM GONELLA dice:

    Bendiciones y gracias !!!

  2. Maria dice:

    Hola Veronica podrias pedir , o canalizar el codigo sagrado de la armonia , ser feliz y el bienestar
    Gracias y bendiciones

    • Verónica Heiland dice:

      María querida, la armonía, felicidad, bienestar, plenitud y tantas otras palabras bellas sirven para definir un estado de equilibrio interior que se alcanza cuando nos re-conocemos, nos aceptamos y amamos. Fijate que partes d etu vida sientes que te quitan algo de todo eso y busca los códigos para liberarlo. Amor y luz!

  3. Martha dice:

    Gracias! Tantas dudas aclaradas.

  4. Lilia dice:

    Hola Verónica, muchas gracias por estos tips me son muy útiles, tus explicaciones son muy claras, me aclaraste muy bien cómo no desesperarme, y la forma de meditar acostada me parece mejor para mi,mil gracias y besos

  5. SUSANA FORMENTO dice:

    Gracias Veronica, Bendiciones!!!

  6. Jose dice:

    Gracias, muy bien explicado y sencillo, Bendiciones Infinitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *