El arte de regalar como un ritual

image_pdfimage_print

Se acerca la Navidad, época de regalos si las hay… aunque en mi caso personal debí esperar a ser adulta para incorporar este ritual en mi vida, ya que de pequeña, Navidad era una celebración religiosa y familiar, en la que no tenía cabida ningún Papá Noel ni regalos, que eran considerados una cuestión netamente comercial. La verdad, es que en el mundo que me fui construyendo, mi VeroMundo, siento que encontré un equilibrio entre un extremo y el otro. Por eso me gustaría hoy compartir con ustedes una mirada sobre el ritual de regalar.

    

El significado de REGALAR, según la Real Academia Española es: “dar a alguien, sin recibir nada a cambio; ofrecer algo en muestra de afecto o consideración o por otro motivo”. Podríamos decir que el regalo nace de un deseo espontáneo de expresar a una persona nuestros sentimientos positivos o agradecimiento.Pero, ¿cuándo regalamos? Y más importante aún ¿cómo regalamos? El obsequio es algo más que una muestra de sentimientos positivos hacia una persona, ya que es capaz de perdurar en el tiempo, permanece en el recuerdo de las personas, lleva consigo implícito un mensaje por parte del que lo realiza, a la vez que refleja su personalidad. El ritual de regalar está ligado con la capacidad de dar y recibir, se trata fundamentalmente, de un gesto de amor, que no guarda relación con la importancia material del obsequio.

Han pensado alguna vez, que en esto también funciona la ley de correspondencia? Es decir lo que damos es lo que recibimos. Está bien que habrá algunas excepciones, cuando se trata de aspectos puntuales karmáticos a limpiar (no les ha pasado que con alguna persona en cuestión ustedes sienten que deben hacerle un MUY buen regalo? O con otras todo lo contrario?). Entonces, retomando lo que planteaba al principio como interrogante, si recibimos lo que damos, no será momento de prestar atención a lo que estamos dando?

Dar y recibir son las dos caras de la moneda. Al obsequiar manifestamos no solo nuestro amor o sentimientos por la persona, sino también expresamos nuestra autoestima. Quien tiene una autoestima saludable disfruta tanto en el prodigar su afecto a los otros, como en recibirlo de los demás. Los regalos no son más que vehículos que expresan lo sentido.Cuando regalamos podemos tomar distintas actitudes:

1- Comprar lo mejor que mi presupuesto me permite. (Actuar por objetivos)

2- Comprar lo más caro, porque es lo que se mostrará socialmente. (Vivir de las apariencias)

3- Comprar algo lindo pero económico, que en estos tiempos no estamos para tirar manteca al techo. (Centrarse en la escasez)

4- Comprar lo primero que veo y me saco el problema de encima. (Resolver sin involucrarse)

5- Regalar tratando de ponerme en el lugar del homenajeado. Pensando en sus gustos o deseos. (Practicar la empatía)

6- Obsequiar con creatividad al servicio de este ritual, confeccionando yo misma mis regalos. (Poner el alma)

 

El decir a los otros cuánto nos importa, sabiendo cuánto les importamos, me parece una de las claves a la hora de pensar en el ritual de regalar como un acto de amor. Los mejores regalos que podemos hacer para sorprender a los demás, no son los más costosos, sino aquellos que tienen en cuenta los pequeños detalles que al otro le agradan, pueden transmitir a nuestro destinatario cuan importante es para nosotros.

Un capítulo aparte son quienes reciben obsequios y si no les gustan, tienen un cajón especial adonde van a parar para el caso de que tengan que hacer ellos mismos un presente a otra persona. Quién no ha hecho esto alguna vez? Pero una vez que pensamos seriamente en esto, nos damos cuenta que le estamos cargando una energía de rechazo si no nos gustó o cuando menos de indiferencia, si es que estamos tan decididos a dejarlo ir, que se suma a la que ya venía cuando lo recibimos… qué berenjenal de energías-sentimiento habrá en ese paquete! Distinto es que ante algo inútil para uno o que por cualquier motivo no usaremos, lo ofrezcamos a gente de nuestra confianza con la aclaración pertinente. Por ejemplo: me han regalado una cartera con la tira muy corta y me resulta incómoda, a vos te gusta? y entonces la entregamos en armonía.

Piensa también que hasta el hecho de regalar dinero puede ser creativo y una muestra de tu arte y dedicación. Bien podría ser que tu hijo quiera cambiar su teléfono móvil y esté ahorrando, tal vez contribuyas con el valor del estuche nada más 😉 , pero esos billetes que le des, dáselos bien amorosamente. Te dejo algunas muestras de formas de presentar un obsequio de dinero en efectivo.

 

Angelitos hechos con una servilleta de papel, un bombón como cabeza y un billete como alitas

Una planta con billetes dobladitos que semejan las flores

Tarjeta navideña con un bilete doblado como pinito

Al dar y recibir regalos esta Navidad, recuerda que es una excelente oportunidad de poner en marcha este ritual de amor que es regalar y despreocúpate por el contenido de los paquetes, ocúpate de que tus regalos sean amorosos, bien entregados, bien recibidos, que dejen una agradable huella en la memoria!!!!

Con amor ♥ Verónica Heiland

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Ana Arizpe dice:

    Me encantooo , gracias gracias gracias ..comparto

  2. bertasiebert dice:

    Hermosos detalles gracias Bendiciones

  3. Raquel dice:

    GRACIAS…GRACIAS..GRACIAS…VERITO. !!!!

    Abrazo de Luz…solcito…!!!!

    Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *