El plan de tu alma

image_pdfimage_print

Hoy les traigo algunas palabras del libro “El plan de tu alma” de Robert Schwartz. Con ellas espero aclarar un poco que cuando encarnamos, cuando tomamos el traje humano, nuestro espíritu ya ha decidido algunas circunstancias por las que sí o sí atravesará, y otras que podrá ir cocreando con los otros seres cuyas almas pactaron encontrarse.

  • Como indican los relatos, planeamos las dificultades de nuestra vida para alcanzar objetivos concretos. El objetivo común es la sanación; concretamente la sanación de las energías”negativas” que han quedado sin resolver en vidas pasadas.
  • Mantén el corazón abierto —dijo el ángel, con dulzura—. Escucha sólo lo que te dicte tu corazón, porque de este modo tendrán lugar muchas sanaciones, en niveles que están más allá de tu comprensión. Cuando cerramos nuestros corazones, impedimos que las energías (principalmente la energía del amor) nos sanen. Por eso, el endurecimiento emocional del corazón conduce a su endurecimiento físico.
  • Estos roles son acordados antes del nacimiento, y las almas que asumen el papel de “torturador” lo hacen por amor, a menudo posponiendo su propio crecimiento hasta otra vida, de modo que nosotros podamos tener las experiencias de crecimiento que buscamos
  • El alma sabe que todo es uno, pero se aparta a sí misma de ese conocimiento, de modo que pueda sentir la separación y aprender a volver al Hogar.
  • Al superar los acontecimientos que planeamos antes de nacer, creamos una resonancia que sana a la humanidad.
  • Durante el trascurso de mi investigación, me encontré con un joven que en meditación había contactado con su futuro ser, es decir, con una encarnación de su alma en un tiempo futuro. Su yo futuro le contó que la gente del futuro se refiere a esta época de la Tierra como “La Edad del Miedo”. Date cuenta de la importancia de esta denominación. De los nombres casi infinitos que podrían haberse aplicado a nuestra época, eligieron la palabra miedo. El miedo es la emoción predominante de nuestro tiempo. Es una parte de nuestra existencia diaria que tendemos a no observar. Transportado desde cientos de encarnaciones previas, el miedo que no ha sido sanado está profundamente instalado en la conciencia individual y colectiva. Para sanar el miedo y seguir adelante sin él necesitamos experimentarlo (la resistencia a cualquier energía sólo la hace más fuerte).
  • Los desafíos de la vida nos presentan una oportunidad  y la gratitud es una alineación del yo con la frecuencia de la Mente Divina.
  • La gratitud es una vibración elevada, incluso sagrada, del mismo tipo que el amor, el perdón, la alegría y la compasión. Estar agradecidos no significa que estemos “contentos” al sufrir. Significa que encontramos un aspecto o una consecuencia de un desafío vital que apreciamos. A pesar de la naturaleza o del grado de nuestras dificultades, el crecimiento y el aprendizaje siempre ocurre. Esta expansión del ser debe ser reconocida, y apreciada para sanar los miedos, tanto conscientes como inconscientes.
  • En nuestras vidas, elegimos trabajar con otras almas a las que amamos mucho, y que nos aman. Sin embargo, los cuerpos físicos no siempre lo recuerdan.

Bendiciones de mi corazón al tuyo!

Puedes compartir respetando el texto y la fuente.

www.puentedeluz.org

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. bertasiebert dice:

    Gracias gracias gracias Bediciones

  2. Delia alegre dice:

    Gracias Verónica. Hermoso mensaje

  3. Maria del Carmen dice:

    Gracias, lo comparto.
    Bendiciones

  4. Momi dice:

    Gracias por compartir lo que mi alma ya sabe, y comienza al recordar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *