La respiración consciente contribuye para reconectar-nos

image_pdfimage_print

El otro día escribí un mensaje corto en Facebook:
“Si sientes que estás desalineado, probablemente lo estés. Prueba respirar conscientemente.”
Y lógicamente, una persona preguntó cómo era eso de la respiración consciente. Asi que aunque a veces me repita en algunos temas, veo que sigue siendo útil recordar sobre este.
Puedo resumir diciendo que se trata de enfocarse en la respiración, poniendo tu conciencia en ello. Inhalar despacio, sentir el aire en tu cuerpo, como entra y hasta donde, exhalar sintiendo como tus pulmones lo dejan ir (o tu abdomen, o donde sea que hayas enviado el aire)… varias respiraciones pausadas, profundas.
Piensa un momento: cómo es tu respiración cuando tienes miedo, cuando hay una excitación que te para las antenas? seguramente rápida y corta. En cambio cuando estamos relajados, por ejemplo, descansando en la playa, solo oyendo el canto del mar lamiendo las caracolitas, la respiración es pausada, larga, lenta… no te pasó nunca sentir que te estabas volviendo un agarto al sol? jajaa, fuera de broma, seguro lo has notado. Si observas a un bebé durmiendo plácidamente, respira suave, profundo, en cambio cuando llora su respiración se entrecorta y toma velocidad.
Cada vez que nos sentimos desalineados, desconectados, desamparados, bloqueados, pobrecitos de nosotros, estamos alimentando nuestro cuerpo con una respiración veloz e inconexa. Respirar despacio, cambiar conscientemente el ritmo, profundizar observando el aire entrar, imaginar como recorre el cuerpo y cada órgano, nos vuelve a reconectar con nosotros mismos y con el todo.
Recuerda que el aire es igual y común para todos. Con el aire que respiramos no hay diferencias ni de clase, ni religión o políticas posibles. Todos respiramos y nos alimentamos de la misma fuente única y natural. En el proceso de la purificación del oxígeno participan todas las generosas especies vegetales y los amadisimos árboles nos conectan de manera absolutamente altruista, sincera y sin alardes, con el TODO.

Vuelve tu atención a la respiración, respira conscientemente

Puedes hacer ejercicios simples, por ejemplo contando internamente seis tiempos para inhalar, sentir que llevas el aire hasta la base de tu abdomen, lo más cerca de la pelvis posible, lo dejas salir en nueve tiempos o en doce y vuelves a inhalar en seis otra vez y lo llevas a la parte media del abdomen… y asi vas subiendo recorriendo los órganos de tu cavidad abdominal.
Otro día puedes probar conducir tu aire solo a los pulmones, y sentir como se expande tu caja torácica… en fin, respiración consciente no implica ser aburrido, sino estar enfocado en la respiración.

 

Muchos Beneficios surgen de esta práctica sencilla

Beneficios Físicos

  • Eliminación de toxinas
  • Mejora del metabolismo
  • Aumento de energía y vitalidad
  • Mejor oxigenación del cuerpo y la mente y circulación sanguínea
  • Reducción notable del estrés y las tensiones musculares
  • Ayuda a dormir mejor
  • Reduce la fatiga y mejora el sistema inmunológico

Beneficios Mentales y Emocionales

  • Refuerza el equilibrio emocional y la concentración
  • Ayuda a tomar decisiones
  • Nos da seguridad, poder y confianza para asumir responsabilidades
  • Clarifica nuestras metas más fácilmente
  • Desbloquea emociones reprimidas
  • Nos hace más positivos ante la vida
  • Reduce el nivel de miedo, falta de confianza y temor al fracaso

Beneficios Espirituales

  • Incrementa tu nivel de conexión, por lo tanto otorga sentimiento de plenitud
  • Conecta con sentimientos de unidad
  • Beneficia la conexión con tu estado interior, la paz y el silencio
  • Facilita la presencia en el Aquí y Ahora
  • Elimina resistencias personales y favorece la aceptación
  • Contribuye a reconocer tu propia divinidad

Esta descripción de beneficios la tomé del blog coachingterapias.com y como siempre, lo edité a mi modo.

Por último quisiera recordarte que cuando practicamos Hooponopono también realizamos una respiración consciente de limpieza interna llamada Respiración HA.
Buenas respiraciones y bendiciones de mi corazón al tuyo, Veronica Heiland (c)

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. José dice:

    Muy agradecido por tu permanente aportación a la luz,
    Namasté…

  2. Inmaculada de los Santos dice:

    Muchas gracias

  3. Maria del Carmen dice:

    Gracias querida Vero
    Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *