Lammas – Lughnassadh, celebración de la Cosecha

image_pdfimage_print

Amados, hoy 1 de Agosto se celebra Lammas Lughnassadh. Aunque muchas veces habrás oido de Sammahin y otras fiestas celtas, ésta es una poco difundida para quienes no se aventuraron nunca en estos conocimientos, pero que sin embargo es de gran importancia.

Sigo pensando que si bien escogí una formación cristiana para mi llegada al mundo, madurar me hizo aceptar que hay muchas otras formas de relacionarse con lo divino, como estas prácticas celtas relacionadas con la Wicca.
Y no me refiero a efectuar rituales con velas, sahumerios, espigas, etc. -que por supuesto cada uno elige si hacer o no-, sino a mirar adentro y entender el significado de re-unión con los ciclos de la tierra que nos aportan, para desde esa cosmovisión integrarnos mejor al ritmo planetario.

Por eso hoy quiero contarles un poco sobre esta fiesta de la Abundancia y la primera cosecha. Se rinde homenaje al dios celta Lugh, el poeta, el del largo brazo, identificado con el Sol y con Mercurio.
Metafóricamente, el Dios pierde su fuerza, al pasar su punto máximo, ante la mirada triste y alegre de la Diosa, pues su semilla crece en su vientre y él renacera. Es un punto de poder en el año, simbolizado por la figura del León (de esto encontrarán un artículo mañana).

Lammas era el nombre cristiano medieval de la celebración, que significa ‘loaf-mass’, misa de la hogaza, pues en esta fecha se horneaban las hogazas de pan hechas con el grano de la primera cosecha, las que eran ofrecidas en el altar. Aqui vemos una vez más cómo la iglesia cristiana adoptó antiguas celebraciones paganas, tal como hemos hablado de Pascua o Navidad en otros artículos. En esta fecha antiguamente se finalizaban las ceremonias de iniciación para los nuevos Druidas.
Lugm o Lugh es el dios de la astucia, el que vence a sus rivales por el uso de la magia, en vez de la fuerza bruta, y mas tarde en la leyenda medieval de Merlin, era representado por Lancelot, el caballero de Arturo.

El Oraculo Celta nos dice:
” Esta era la fecha de la cosecha, y en ellas se celebraba el matrimonio entre Lugh y la Madre Tierra. Pero era también un rito funerario, pues en esa fecha el Sol inicaba su largo viaje hacia la noche del invierno… La base de los festejos eran las carreras y las danzas circulares siguiendo la dirección del Sol, con las que los celtas pretendían fortalecer al astro rey, por medio de la imitación, asegurándose así la continuación de la fuerza vital por un año más. Las carreras remiten al recorrido del sol en un año.”

Hasta aqui la información de la tradición.
Ahora quiero darte ideas para pensar y elaborar tu mapa de ruta en estos días.
Es una celebración de la abundancia, el momento en el que se recogen los granos que servirán de alimento durante el invierno. Es una invitación a analizar y revisar cuales fueron tus ganancias, cuáles tus logros, qué cosechaste? en todos los ámbitos de tu vida. Quizás nuevas amistades o relaciones? Tal vez un aprendizaje duro por su proceso… Recordemos que dejamos atrás el año de la Tormenta y avanzamos ahora por el de la Semilla, que nos invita a sembrar nuevamente, mucho más conectados con la energía colectiva.

Al mismo tiempo es un período propicio para meditar seria y responsablemente sobre aquello que estoy dispuesto a entregar. En la naturaleza todo se sirve mediante un sagrado equilibrio de fuerzas. Para cosechar, primero debemos sembrar, es decir: para obtener frutos necesito antes dar las semillas, cuidarlas y atenderlas. Del mismo modo en la vida, para recibir la abundante cosecha, necesito entregar semillas. A veces esta siembra está jalonada de lo que sentimos como “pérdidas”, pero cuando luego podemos observar con una perspecctiva elevada, vemos que era necesario dejar ir esas cosas, situaciones o personas para que llegaran las creaciones de ese nuevo año de siembra y cosecha.

Fíjate si para centrarte mejor en este autoanálisis, te sirve hacer un pequeño “ritual” interno. Es decir, por ejemplo, la necesidad de “hacer un sacrificio”. Este podría ser estrictamente en el plano material o espiritual. Te doy algunos ejemplos:
– plano económico, comprar alimentos destinados a un comedor social o entregar un diezmo a alguna persona o institución.
– plano físico, del cuerpo, hacer un cambio en tu dieta o tu actividad física.
– plano espiritual, ver a qué es bueno que renuncies ahora, quizas una relación tóxica o una actividad que te saturó.

Piensa profundamente en que si estás pidiendo desesperadamente Abundancia en tu vida, es porque no estás entregando para que circule. La Abundancia del Universo es Infinita, solo hay que sintonizar con ella, no hace falta rogar ni desesperar por su bendición. Y para sintonizar con la opulenta abundancia universal es necesario dar, permitiendo así que fluya, haciendo lugar en tu vida para que llegue lo correcto y perfecto.
Que tus creaciones estén cada vez más sintonizadas con la magnánima cosecha! Que el Gran Espíritu guíe tu camino. Paz y Bien.
Bendiciones de mi corazón al tuyo, yo soy SuShan, Verónica Heiland (c)

Puedes compartir respetando el texto y la fuente, honrando así mi tarea en la luz.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Lucia ruiz palacio dice:

    Gracias Verónica por tan maravillosa y enriquecedora informacion, me gusto mucho.Un abrazo

  2. Guadalupe dice:

    Muchas gracias Verónica, que el Gran Espíritu esté también contigo .

  3. FRESIA dice:

    Aquí en Chile, son las 8:13 hrs. Y, estamos en pleno invierno! Los cambios climàticos han sido extremos! Hemos tenido unos días tan primaverales -aunque muy fríos al amanecer y atardecer- que pensé que ya se iba! Sin embargo hoy se hizo pte. de nuevo! ☔☁⛄Toda mi gratitud y bendiciones!

  4. FRESIA dice:

    Gracias. Muchas gracias. Realmente motivador!

  5. Florica Manguci dice:

    Gracias.por todo.Mil benduciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *