Las Leyes Básicas: La Ley de la Resistencia

image_pdfimage_print

Vamos con la Quinta Ley Universal. Tomado del resumen de Daniel Delgado sobre el libro de Diana Cooper, Las 36 Leyes espirituales. Editado por Verónica Heiland.

5. La Ley de la Resistencia: lo que resistimos en realidad lo afirmamos.

Ccada vez que nos concentramos en algo, lo estamos llamando para que venga hacia nosotros.
Con nuestros pensamientos, creencias y sentimientos, invitamos a personas, circunstancias y objetos a nuestra vida.

Muchas personas invocan esta ley sin darse cuenta. Hay una ambigüedad en el lenguaje y la forma en que nos expresamos. La mente consciente entiende claramente la diferencia, pero el subconsciente no. Por ejemplo dices “NO te atrevas a hacerlo mal”. Tu subconsciente guarda “hacerlo mal”. Mas bien di: “hazlo bien”.

Si repites un pensamiento con la suficiente frecuencia, llegará a atravesar tu mente subconsciente. Si estás continuamente pensando “no quiero estar enfermo”, la palabra ENFERMO cala en tu mente.

Busca siempre las expresiones positivas posibles: estoy sano, doy la bienvenida a la riqueza, mis vínculos son felices, vivo en una hermosa casa, soy sabio, etc. Recuerda que te conviertes en aquello a lo que opones resistencia. Eso sigue existiendo y pone su energía para la lucha. Abrete siempre a lo positivo y libera el control. Deja de resistirte.

Una forma simple es escribir aquello que deseas, leelo, repitelo, siempre de forma positiva y clara.
Piensa en tu mente gobernada por dos personas, tu parte consciente y subconsciente. Si dices que quieres una relación estable pero tienes miedo al compromiso, ambas se anulan. Es como si dos personas quisieran hacer rodar una piedra muy grande, si lo hacen juntos en la misma dirección, la piedra girará fácilmente. Si se colocan una frente a la otra y empujan cada una en una dirección, quedará estancada. Eso sucede cuando dejas que tus memorias y miedos subconscientes anulen lo que estás decretando desde el plano consciente.

Si piensas “pobre de mí, que estoy enfermo o que no tengo pareja o que me falta el dinero”, estás actuando desde un lugar de víctima que es incapaz de cuidar de sí misma. Si repites “tengo mala suerte o nada me sale bien”, estás siendo resistente a la abundancia y la generosidad y las oportunidades que la Fuente divina te depara. Si estás enojado te resistes a la grandeza del ser.

Cualquier resistencia esconde un mensaje para ti. Abrete a lo que quieres y no a lo que no deseas. Si te despiden, no hay casualidad, sino que has creado el motivo con un propósito. Fijate cual es la causa subyacente y aprende de ello. Tal vez era que protestabas por tu trabajo y el universo recibió tu mensaje de que ya no querías ese empleo.

Si te sentías infravalorado, reafirma tu valor, si no confiabas en tu jefe o compañeros, refuerza tus niveles de confianza. Si tienes un patrón recurrente de trabajo, visualiza claramente que estás triunfando. Deja de resistirte y empieza a emitir energías magnéticas entusiastas para atraer lo positivo hacia ti.

Que tu vida magnetice solo lo bueno y perfecto!

Puedes ver la Primera Ley AQUI

Puedes ver la Segunda Ley AQUI

Puedes ver la Tercera Ley AQUI

Puedes ver la Cuarta Ley AQUI

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. Cristina Chirizola dice:

    Querida Vero,tengo 66 años soy Maestra Reiki,y estoy estudiando psicología social. Pusieron muchos obstáculos en mi camino,me tomaron como la “vieja” del grupo y la estructurada pues cumplo horarios,reglas etc. Nunca me dije ” con esto no puedo” ,me dolía,pero bajo la Gracia y en perfecta armonía con el Universo,decidí q podía con tanta ignorancia espiritual,q debía estar allí,por la carrera,en si ( me apasiona) y porque algo tenía para ofrecer. Y sigo adelante,salte las piedras del camino,siempre pensando y hablando en POSITIVO. “Termino esta carrera con éxito” AMÉN.Espero le sirva a alguien mi experiencia.TE ABRAZO EN EL AMOR DE DIOS.

  2. Mary F ilgueira dice:

    GRACIAS, MUY INTERESANTE.

  3. Lucia ruiz palacio dice:

    gracias Vero por tan magnifica ilustración .
    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *