Madurar en luz

image_pdfimage_print

Cuando veo las palabras COACHING, MAESTRA/O, SANADOR/A como títulos que se ponen algunas personas para definirse en aras de vender el producto que ellos mismos representan, me pregunto cual identidad de ser humano se encuentra allí. Quién está al mando realmente: el corazón o la mente?
Por supuesto hay muchísima gente que tiene un caudal de conocimiento inmenso, que ha estudiado muchísimo, que se esfuerza por evolucionar conscientemente, que busca seguir aprendiendo… muchos lo hacemos! Desde el plano mental todo esto es indiscutible y es de reconocer el empeño.

A los que estamos en la senda del autoconocimiento nos mueve más bien servir en el plano espiritual propiamente dicho. Por eso, lo que digo, lo que observo y lo que escribo, siempre es desde mí.
Desde mi visión, mi propia perspectiva, y por supuesto no tiene por qué ser la tuya, y no es un ejercicio de condena sino de ver en mí misma qué hay de esto.
Además de incorporar conocimientos, es necesario que los vivamos, que experimentemos, que nos entreguemos con pasión a lo que hacemos.
Las personas que llegan a tocar nuestra vida son aquellas que nuestra energía estaba atrayendo para proseguir con el aprendizaje o cruzar el mar en el que estábamos navegando. La humildad para reconocer que de todo lo que nos ocurre puede surgir una enseñanza o que cada persona puede resultarnos un espejo, es parte fundamental en nuestro crecimiento.

Madurar en luz requiere mucho más tiempo y esfuerzo cuando está empañado por esa parte de la personalidad de la que hemos hablado en algún otro momento, llamada ego.
Éste no es malo o bueno, sino simplemente es una porción de nuestra energía encarnada en esta tercera dimensión que actúa como máscara o escudo. Es esa parte que vestimos voluntariamente para atravesar los juicios de la sociedad.
Hay gente que me llama maestra porque les muestro cosas que no habían visto o porque les facilito alguna situación que les ayuda a sanar. Yo lo agradezco profundamente, y claramente lo reconozco como un mimo al ego. Lo dejo ir con amor, así como lo recibí. Cuando comparto las enseñanzas recibidas de lo Alto, digo que prefiero si me van a decir de alguna manera, que sea “sensei” palabra japonesa para designar a aquel que transitó antes el camino… aún sabiendo que mi camino y el tuyo no tienen por qué coincidir, ni siquiera parecerse o tocarse…

Creo que todos somos coaching de nuestra propia vida, todos somos maestros de otros permanentemente, así como somos alumnos. Y por supuesto, todos, absolutamente somos sanadores, tenemos el don de sanarnos a nosotros mismos. Tenemos el don de la regeneración en nuestros cuerpos físicos, aunque no siempre le damos el tiempo y el amor a nuestras células. Podemos con la INTENCIÒN y nuestras manos transmitir energía de altísima Luz que sane y restaure, que equilibre y cuide.

Lo que te propongo es repensarnos, discernir, analizar sobre lo que otros nos sirven en bandeja… porque ocurre que hay bandejas tentadoras pero que contienen manjares que no son los mejores para nosotros.
Entonces te pido siempre que recuerdes que es tu SER interno el que sabe, el que elige, el que despierta, el que recuerda.
No necesitas maestros, gurús ni coachings externos. No necesitas pastores que te lleven de las pestañas o te digan qué y cómo hacer. Cuando estás enfocado en tu crecimiento, en elevar tu conciencia, van a llegar las oportunidades indicadas y las personas correctas de una manera absolutamente perfecta. Sin necesidad de que venga acompañado por designaciones rimbombantes, sin chorreras de títulos o certificados enmarcados. Los marcos, como tales, limitan.

En verdad las respuestas están adentro, solo que no nos tomamos el tiempo y no nos damos la paciencia de trabajar con nosotros mismos.
Te invito una vez más, a escribirte una bella carta a tí mismo, a usar tu cuaderno de trabajo una y otra vez, a tener muchos cuadernos para poder explayarte, leerte y analizarte. Te convido este espacio, mi blog, para dejar tu comentario, tu aliento para alguien que lo necesita, tu festivo agradecimiento a la vida… en fin, lo que sientas en respeto y luz.

Que cada uno pueda mostrar su maestría desplegándose soberanamente!
Bendiciones de mi corazón al tuyo, Yo Soy Verónica Heiland (c)

También te podría gustar...

11 Respuestas

  1. Silvia dice:

    Querida Verónica. Gracias como siempre por tus reflexiones. tus comentarios siempre suman a mi vida. Durante mucho tiempo en mi vida, me busqué en todos los sentidos y me topé con gente maravillosa que me enseño, pero nada hizo que dé un cambio fundamental a mi vida , hasta que hice Coaching…fué tan maravilloso encontrarme desde ese lugar, que descubrí el PROPÓSITO en mi vida, el poder servir desde un lugar que a mí me modificó totalmente…todos aprendemos desde lugares diferentes y hoy me siento FELIZ, poder acompañar a gente desde el Coaching, fundamentalmente, desde el corazón. Gracias por tanto…

  2. Madel Garza dice:

    Querida Verónica cuan cierto y verdadero es lo que dices Inclusive yo misma reconozco que al empezar mi camino era para que mi futuro se formará ya que tengo algo alguito que Dios me regalo pero mi Mamá nunca permitio que desarrollará y mi esposo al contrario me decía alineate en eso has un Negocio de eso Mira! Todos lo hacen y cegada quizas por el ego y la ambición emprendí mi camino y gracias a Dios me fui encontrando a personas como tú. He encontrado muchas almas hermosas que sienten lo que yo siento y me siento feliz de encontrarme en este camino ahora se muchísimas cosas que antes no sabia y mi mentalidad ahora esta limpia pues a medida que camino el sendero he comprendido que esto Dios te lo da gratis para que tu a la vez lo compartas igual, por supuesto no me opongo a aquellas personas que aceptan donativos de amor le llamo yo ya que en la actualidad se nececita en algunas ocaciones para seguir con la difusión de nuestra idea de vida pero igual Dios es el más grande proveedor de nuestras necesidades de nuestras sanciones lo he experimentado tantas veces que ahora al leer tu artículo coincidia mucho con mis pensamientos. Aunque tu digas que no tienen que ser los mismos que los tuyos existe la similitud ya que por eso te seguimos gracias por ser y existir Dios te Bendice.

  3. Beatriz dice:

    Coincido contigo mi querida Verónica, desafortunadamente vivimos un mundo materialista y con un ego enorme. Es una bendición contar con seres humanos tan bellos como tú. Gracias por existir!!! Abrazos de luz

  4. Tomy de ulloa dice:

    Exelente apoyo para nuestro crecimiento infinitas gracias un fuerte abraso y muchas Bendiciones.

  5. bertasiebert dice:

    Gracias cuanta verdad comentan Los dos Vero y Julio Bendiciones

  6. Pili Alarcos dice:

    Hola Veronica..me gusta lo que escribes..tienes don de letras y te doy las gracias por ello..lmi opinión es que cada persona tiene su tiempo para crecer y ello conlleva su tiempo para corregirse..todo está bien pues es la conciencia la que tiene que pasar por sus etapas para encontrar esa luz que te hace ver lo importante que es ser paciente..tratar de sentir la amplitud de la eternidad para abarcar el todo amor..puede que me cueste explicar bien que es lo que siento a medida que voy viendo crecimiento..gracias por tú generosidad..gracias por tú luz..gracias siempre por lo que nos envias..namaste..te envío un abrazo luminoso..

    • Verónica Heiland dice:

      Totalmente de acuerdo! Cada uno tiene su nivel de conciencia yde madurez espiritual. Todo es perfecto en el proceso de cada uno.

  7. Francy Lopez dice:

    Me encantó el artículo, gracias. Namaste

  8. Inmaculada de los Santos dice:

    Magnífico artículo para meditar y evolucionar personalmente. Gracias Verónica

  9. Julio Roberto dice:

    Me encanto tu reflexión; totalmente de acuerdo, a mis años, he sabido de gente estafada en su bolsillo y en el afán de sanar sus adversidades. Pero te diré algo muy interesante; yo, muy humildemente, soy
    la guía y la luz para otros, me he topado con colegas muy honestos, humanos, espirituales, en verdad,
    servidores transparentes y de corazón. De estos queridos colegas; aprendí que es justo cobrar por un servicio bien encaminado, pues a su vez, yo, al igual que todos, tengo gastos y familia. Lo que si es muy cierto; es que una cosa es no darse garra con la humanidad, y otra muy distinta, pretender ser parte de innumerables carteles al servicio de los fines de lucro y la maldad en su mas cruel expresión. Se dice que nosotros mismos somos cocreadores de absolutamente todo a nuestro paso; casi siempre me sucede que doy indicaciones correctas a las personas, y resulta que hacen todo lo contrario, y algunas vuelen a darme quejas. Hoy día existe la internet; en ella yo mismo me he perfeccionado, he madurado desde lo espiritual, he estudiado y de hecho sigo estudiando, y me pregunto, porque toda la humanidad no aprovecha la tecnología de hoy, o al menos, porque gusta de estafadores, porque no se sienten cómodos con aquellos concejos humildes, y en ocasiones hasta gratis, por favor, despertemos, hay muchísima gente interesante, pero demasiada aun, enriqueciéndose a costillas de los demás. Gratitud y Bendiciones.

    • Verónica Heiland dice:

      querido julio, has traído un tema más que interesante: cobrar por nuestro trabajo…
      tal como decis, hay mucha gente que prefiere ser estafada, pero aceptamos que es el momento y la experiencia que ellos eligieron pasar para algún aprendizaje.
      Hoy tenemos muchisimas más facilidades en cuanto a acceso que la que tuvimos siendo jóvenes, al menos los que ya peinamos canitas alegres. 😉
      ojalá esto sea escuchado, entendido… bendiciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *