Maternidad

image_pdfimage_print

Ser madre me trajo paciencia. Kilos, toneladas de paciencia! Antes yo deseaba las cosas sin esperarlas, iba en su busca, a veces sin medir consecuencias. En cambio desde la llegada de mi hijo aprendí a entender que hay procesos que requieren tiempo, dedicación y tolerancia.
Introducir de a poco los nuevos alimentos que podía comer a medida que iba creciendo, con una mezcla de esperanzada resignación ante las escupidas por lo que no era de su agrado y los gritos de impaciencia ante lo que sí le gustaba.
Y junto a él crecía la paciencia para mostrarle el mundo, para alcanzarle sueños propios y aventurarlo a otros bien suyos. Para leer juntos, descubrirle el universo de las letras y que fuera el primer chico del jardín que leía de corrido, sin pausa y con emoción largas frases y cuentos.
Luego fui reemplazando lavar innumerables veces su ropita manchada por babas y mocos para fregar una y otra vez las marcas de las rodillas verdes de césped y los bordes de sus pantalones llenos de lodo, tal como él llamaba al barro gracias a los doblajes mexicanos de los dibujitos.
La paciencia fue tomando alas para guiarlo en sus primeras incursiones en bicicleta sin rueditas, sus llantos en la noche por alguna pesadilla y abrazarlo fuerte, acostarme un rato con él o permitirle compartir el calor de la cama de mamá cuando lo sentía triste y tratar de que él nunca sintiera la angustia mía.
La ciencia de la Paz como he llamado a veces a la Paz-ciencia, fue expandiéndose en mi corazón, en mi alma, en mi espíritu, logrando que la luz de Dios guiándome siempre, fuera consuelo también para él en esas horas oscuras que el alma a veces necesita atravesar para resurgir luminosa y nueva.
Por eso, me reconozco MADRE, y al verme en mi hijo, veo a mi madre. Que también entrenó su paz-ciencia conmigo. Honro a mi linaje y agradezco estar en este tiempo bendito encarnada y en servicio de amor.

Bendiciones a cada madre, de mi corazón al tuyo!
Verónica Heiland (C)

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Johana dice:

    Q hermoso Veronica ! Me sentí tan identificada q me emociono mucho todo lo expresado en este mje ,un abraso de amor para ti ,bendiciones .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *