Padre nuestro que estás en el cielo

image_pdfimage_print

-PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN EL CIELO
-¿SI?
-No me interrumpas, estoy rezando.
-Pero, tú me llamaste.
-Te llamé? Yo no te llamé, estoy rezando. PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN EL CIELO.
-Ves… lo hiciste otra vez.
-¿Hice qué?
-Me llamaste. Dijiste PADRE NUESTRO QUE ESTAS EN EL CIELO. Aquí estoy, ¿qué traes en mente?
-No quise decir nada con eso. Yo estaba, sabes, sólo diciendo mis oraciones diarias. Siempre repito la oración que el Señor nos enseñó. Me hace sentir bien, algo así como que estoy cumpliendo con mi obligación.
-Muy bien, sigue.
-SANTIFICADO SEA TU NOMBRE.
-Detente, ¿qué quieres decir con eso?
-¿Con qué?
-Con SANTIFICADO SEA TU NOMBRE
-significa… significa… santo Dios. No sé lo que significa. ¿Cómo iba yo a saberlo?, sólo es parte de mi oración…. Por cierto, ¿qué significa?
-Significa ¡Glorioso, Santo, Maravilloso!
-Ahora lo entiendo, nunca había pensado en lo que santificado quería decir. VENGA A NOSOTROS TU REINO, HAGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO.
-En verdad quieres decir eso?
-Por supuesto, ¿por qué no?
-Qué vas hacer al respecto?
-¿Hacer? Nada. Supongo que sólo pienso que es mejor que Tú tomaras el control de todo aquí abajo así como lo tienes allá arriba.
-Tengo control de ti?
-Bueno yo voy a la Iglesia.
-Eso no es lo que te pregunté. ¿Y tu mal carácter? Ahí tienes un problema real, sabes. Y la forma de gastarte el dinero en ti mismo. ¿Y qué tal el tipo de libros que lees?
-Para, para, soy sólo tan bueno como algunos de los que dicen que van a la Iglesia.
-Perdóname, yo pensé que estabas rezando que se hiciera MI VOLUNTAD, si eso ha de pasar, tendré que empezar con los que lo están pidiendo. Como tú, por ejemplo.
-Bien, bien creo que tengo algunos problemas ahora que lo mencionas, y podría mencionar algunas cositas más. No había pensado mucho en eso hasta ahora. Me gustaría realmente cortar algunas de esas cosas. Me gustaría saber como ser realmente libre.
-Bien ya estamos logrando algo, trabajando juntos tú y yo podemos verdaderamente ganar muchas victorias. Estoy orgulloso de ti.
-Mira Señor, necesito terminar aquí, me está llevando más tiempo de lo normal. DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DIA.
-Necesitas cortarle al pan, ya estás pasado un poco de peso.
-¡Un momento! ¿Qué es eso? ¿Criticándome a mí? Aquí estaba yo cumpliendo mis obligaciones religiosas y de repente te metes y me recuerdas todos mis malos hábitos.
-Hacer oración es algo peligroso, podrías salir cambiado, sabes. Eso es lo que estoy tratando de comunicarte. Tú me llámaste y aquí estoy. Es muy tarde para parar aquí. Sigue orando, estoy interesado en lo que sigue de tu oración, sigue.
-Me da miedo hacerlo.
-¿Miedo de qué?
-Es que ya sé lo que vas a decir.
-Pruébame y verás.
-PERDONA NUESTRAS OFENSAS COMO TAMBIEN NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS
OFENDEN.
-¿Qué me dices de Carlos?
-Ya sabía que lo mencionarías. ¿Por qué, Señor? Ha dicho mentiras de mí, me ha robado algún dinero, nunca me pagó esa deuda, he jurado que me la cobraría.
-Pero, ¿ y tu oración? ¿qué hay de ella?
-No la dije en serio.
-Bueno al menos eres franco, pero no es muy divertido cargar a todas partes con tu amargura ¿o si lo es?
-No, pero tan pronto me las cobre me sentiré mejor. Que si tengo planes para este Carlos. Mas le valdría no haberme hecho daño.
-No te sentirás mejor, te sentirás peor. La venganza no es dulce, piensa en lo infeliz que ya eres. Yo puedo cambiar todo eso.
-¿Tú puedes?, ¿Cómo?
-Perdona a Carlos. Entonces el odio será problema de Carlos y no tuyo. Podrás perder el dinero, pero habrás calmado tu corazón.
-Pero Señor, no puedo perdonarle.
-Entonces no puedes avanzar.
-Tienes razón, mas que vengarme de Carlos yo quiero estar bien contigo, bueno, bueno, le perdono. Ayúdale, Señor, a encontrar el camino correcto de la vida, y ahora que lo pienso, tiene la tendencia de ser muy
miserable, alguien que vive haciendo a otros esas cosas debe estar muy emproblemado en su interior. Te ruego que de alguna forma alguien le demuestre el camino correcto.
-¡Ves, maravilloso!, ¿cómo te sientes?
-Hmm. No mal, nada mal. De hecho me siento estupendo. Sabes, creo que no me iré tenso a dormir esta noche por primera vez en mucho tiempo. Quizá ya no me sienta cansado pues no estaba descansando lo suficiente.
-Todavía no terminas tu oración… sigue.
– Está bien. Y NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN, y LIBRANOS DEL MAL.
-Bien, bien eso haré precisamente. Y tú aléjate de las ocasiones y lugares en los que puedas caer en la tentación.
-Qué me quieres decir con eso?
-Cambia algunas amistades, algunos de tus llamados “amigos” te están empezando a convencer. Presumen de que se están divirtiendo mucho, pero para ti sería destructivo. Y no me uses como último recurso.
-No entiendo.
-Sí me entiendes. Lo has hecho muchas veces. Te metes en problemas y vienes a mi corriendo ” Señor, ayúdame a salir de este enredo y te prometo no volverlo a hacer”… ¿ te acuerdas de algunos de estos regateos que trataste de hacerme?
-Sí  y me da pena. Señor, en verdad me da vergüenza. Hasta el día de hoy pensaba que con rezar era suficiente,
nunca esperé que Tú me contestaras así mi oración.
-Sígue y termina la oración.
-PORQUE TUYO ES EL REINO, EL PODER Y LA GLORIA POR SIEMPRE, AMEN
-¿Sabes qué me da gloria? , ¿ Qué me haría realmente feliz?
-No, pero me gustaría saberlo. Yo quiero agradarte. Ahora ya puedo ver lo bueno que sería que yo fuera un seguidor tuyo.
-¡Acabas de contestar la pregunta!!
-¿Lo hice?
-Sí, lo que me daría gloria es tener gente como tú y que en verdad me amen y me sigan. Ahora que ya han sido expuestos y quitados algunos de esos antiguos errores, ¿habrá algo que tú y yo no podamos lograr hacer juntos?
-¡Señor, veamos lo que podemos hacer!
-Sí hijo, veamos.

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. FRESIA dice:

    Gracias! Hermosa y sabia reflexión! Bendiciones para tí Verónica y toda Vida!

  2. Mage dice:

    Gracias por lo que nos dices en la oración que es para todos . bendiciones

  3. yisela dice:

    gracias por iluminar nuestro dia gracias por sumar esperanza conciliacion gracias por sumar paz veronica

  4. Rocio Perez dice:

    Qué hermoso está!!!
    Muchas gracias por compartir tanta luz maravillosa en estos momentos…
    Enormes y fraternales abrazos de luz…

  5. Gustavo dice:

    Que espectacular!!!
    GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!!

  6. bertasiebert dice:

    Que bien nos viene leer estas reflexiones !… Me encanto gracias gracias gracias por tanta gracia

  7. Pamela dice:

    Me encantó la reflexión, gracias.
    Verónica, llevo poco tiempo siguiendo tu blog, llegue por el Hoponopono y me ha servido mucho.
    Me gustaría por favor nos ayudes con una oración para las que somos madres y corremos todo el día en cada, trabajo y los niños.
    Un abrazo

  8. lucia ruiz palacio dice:

    Gracias Vero por tan bella oración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *