Ser quien Yo Soy

image_pdfimage_print

No existe acto de libertad más grande que darme permiso a mí misma de Ser quien Yo Soy.

Al hacerlo, al realizar este acto, favorezco la manifestación de mi Esencia, despliego mis dones, entrego mi labor.

Y en este acto soberano, permitir a los demás ser quienes son.

Que cada uno elija libremente su camino, recurriendo a su sabiduría intuitiva.

No estoy aquí para decir a los demás que hacer, solo para dejar mis huellas.

Siempre digo que no me crean, ni a mí ni a nadie fuera de ustedes, solo sientan, pasen toda la información por el filtro de su corazón y quédense con lo que les resuena, con lo que no les hace ruido.

En la infinitud de esta experiencia que transitamos algunos se sentirán tocados tiernamente desde mi corazón. Otros apresurarán sus pasos en distinto rumbo.

Envío un abrazo gigante de alma a alma a quienes me leen y no distorsionan las palabras, a quienes respetan que podamos tener distintas miradas de lo que nos rodea y sigamos compartiendo camino…

Bienvenidos todos, bienidos todos!
Solo resueno en amor, y así, bendigo tu corazón!

Verónica Heiland (c)

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Yuli dice:

    Hola Veronica
    La frase del inicio: “No existe acto de libertad más grande que darme permiso a mí misma de Ser quien Yo Soy”, ¿Es de tu autoría?, o la tomaste de algún otro texto.
    Es que quiero realizar una imagen con esa frase, pero quiero dar créditos al autor 🙂

    Gracias

    • Verónica Heiland dice:

      el texto del que surgió es este de Bucay
      Me concedo a mí mismo el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.

      Me concedo a mí mismo el permiso de sentir lo que siento, en vez de sentir lo que otros sentirían en mi lugar.

      Me concedo a mí mismo el permiso de pensar lo que pienso y también el derecho de decirlo, si quiero, o de callármelo, si es que así me conviene.

      Me concedo a mí mismo el permiso de correr los riesgos que yo decida correr, con la única condición de aceptar pagar yo mismo los precios de esos riesgos.

      Me concedo a mí mismo el permiso de buscar lo que yo creo que necesito del mundo, en lugar de esperar que alguien más me dé el permiso para obtenerlo.

      Estos cinco permisos esenciales condicionan nuestro ser persona. Y ser persona es el único camino para volverse autodependiente.
      Porque estos permisos me permiten finalmente ser auténticamente quien soy.

      El primero dice que si yo soy una persona tengo que concederme a mí mismo la libertad de ser quien soy. ¿Qué quiere decir esto? Dejar de exigirme ser el que los demás quieren que sea: el que quiere mi jefe, el que quiere mi esposa, el que quieren mis amigos o el que quieren mis hijos. Ser persona es darme a mí mismo la libertad de ser el que soy.

      Es probable que a muchos no les guste que sea el que soy; es probable que cuando otros descubran que soy el que soy —y que además me doy la libertad de serlo— se enojen conmigo.

      Todos podemos llegar a ser personas, pero si no empezamos por este permiso, no hay posibilidades; nos quedaremos siendo individuos parecidos a muchos otros individuos que se sienten a sí mismos diferentes, pero que obedecen y pertenecen al club de aquellos que no se dan el derecho de ser quienes son; que intentan parecerse a los demás.
      Jorge Bucay : “El Camino de la Autodependencia”

  2. monica dice:

    Gracias ,gracias,de alma a alma

  3. Maria dice:

    Bendiciones!!!! gracias lo comparto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *