Sobre la felicidad y el presente

image_pdfimage_print

Cuántas veces nos cuestionamos acerca de la felicidad, o nos definimos a nosotros mismos según cierto grado de completud que estaría marcando nuestro nivel de felicidad. Cada vez que rastreamos su origen, etimológicamente nos remitimos al latín, de donde surge como fértil, fecundo y al griego de donde se infiere algo bueno, que satisface y da contento… por lo tanto la felicidad sería esa cosa buena que fructifica en nosotros.

Y desde nosotros puede crecer aún más y sembrar nuevas semillas, lógicamente. Como esos árboles generosos que entregan sus frutos y cuyas semillas son llevadas por el viento hacia nuevos sitios, donde podrán germinar si encuentran suelos fértiles y condiciones naturales que les permitan florecer. Así también la felicidad, cuando decidimos compartirla con quienes nos rodean, se expande, crece, aumenta y genera más buenos momentos, alegrías y plenitud.

Digamos que las personas sienten felicidad cuando logran sus proyectos, cuando sus objetivos se cumplen, solucionando los desafíos que la existencia misma les ofrece. Cuando esto falla, muchas veces ésto se registra como frustración, como desazón o rechazo que quema, y la sensación de felicidad desaparece. Para solucionar esto último, centrarse en el momento presente, respirando pausadamente, es un buen paso inicial. Cómo sigas caminando es tu elección. Podemos escoger pensar que esa situación que no queremos nos está mostrando aquello que debemos trabajar aún en nosotros mismos. Podemos elegir creer que es un castigo divino y que nada que hagamos podrá compensarnos. Podemos decidir crear de ello un salto cuántico en nuestra mente y avanzar más allá.

Yo les invito a festejar, queridos caminantes de este Puente de Luz, que estamos aqui y ahora, presentes, vivos, razonando, sintiendo… Sigamos celebrando la vida y sus sorprendentes mensajes. Bendiciones de mi corazón al tuyo, Verónica Heiland (c)

 

“¿Cuál es el secreto de la felicidad? ¿Dónde se cumple la felicidad? En el instante. Toda la felicidad está en el instante. ¿Qué se opone a la felicidad? La desviación del instante. Bien porque se mire atrás, bien adelante. Entonces se olvida el instante. Entonces también se ha olvidado, con el instante, la felicidad del instante. Permanecer en el instante es una disciplina elevada que podemos practicar.
Toda vida es en el instante, sólo en el instante. Está plenamente en el instante. En el instante, ahora, está cumplida la vida. Abrimos el corazón para ese instante, gozamos de ese instante, agradecidos por ese instante.
En el instante no hay lamentación, tampoco temor. Todo temor está asentado en el futuro. Toda lamentación esta asentada en el pasado. En el instante estamos sin lamentación y sin temor.
¿Por qué los niños son felices tan a menudo? Porque solo están en el instante.”

Bert Hellinger

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. MarceB dice:

    Gracias gracias gracias querida Veronica!te quiero tanto!!siempre siempre siempre tenes la palabra justa para mi!gracias gracias gracias a la divinidad por bendecirme con q estes en mi vida!!

  2. Olga Rado dice:

    Hola Verónica, muchas gracias por todas las cosas hermosas que me envias, las leo todas, aplico los Códigos. Gracias gracias gracias!!!

  3. Francisca Moreno dice:

    Gracias Veronica por las bellas reflexiones y enseñanzas.Nos ayudan en este gran despertar de la humanidad.Gracias.Namaste

  4. Florica Mangu dice:

    Gracias.

  5. FANNY RODRIGUEZ BECERRA dice:

    Me gusta, muchas gracias por toda la ayuda que nos prestan subiendo toda esta informacion tan importante.

  6. Ida Y dice:

    Hola Veronica, todo lo que escribe estan bonito gracias,solo una ?que debo hacer para sentir felicidad en esta situacion que tengo?4 meses sin trabajo y 4 hijos y todas las cuentas x pagar?

    • Verónica Heiland dice:

      Ida querida, primero decirte que te entiendo. Yo también la pasé mal, por eso hablo desde la experiencia y no desde los libros. Te aseguro, que cuando podes cambiar el curso de tus pensamientos, de estar centrada en lo que NO TENES, a estar focalizada en lo que SÍ TENES, tu mente empieza a actuar como una esponja que absorbe: ABUNDANCIA, porque el universo es abundante por definición. Todo está solo que no sabemos cómo tomarlo para nosotros. Comienza centrandote en la respiración y haciendo una lista de lo que tienes, Leela cada día y agradece por ello. Te deseo lo mejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *