Telepatía cetácea

image_pdfimage_print

Una tarde, mientras pensaba y meditaba sobre la energía sin límites de los Delfines, decidí tratar de hacer conexión con ellos.
Sentada en mi casa, frente a la computadora, cerré los ojos y dirigí mi energía mental al océano. Abrí un canal desde mi tercer ojo e intenté imaginar un puente de luz entre mi cuerpo y algún lugar del planeta, en donde los Delfines pudiesen captar mis palabras.
Entonces pensé, con intensidad: “Aquí estoy, deseo comunicarme con ustedes. Me encantaría poder nadar a su lado, jugar y sentir su amistad. Estoy aquí para recibir cualquier mensaje que deseen dar al Hombre que desconoce sus necesidades y habilidades. Si desean transmitirlo, estoy lista”.
Al instante percibí un movimiento circular energético en el chacra del entrecejo y mucho calor en mis manos. Entonces, una imagen apareció ante mí: un bello Delfín emergía de las aguas del mar, saltando de alegría, en las costas de Australia.
El saltaba y repetía: “Finalmente estamos conectados otra vez, luego de tantos años de ausencia”
Este fue el comienzo y éste es el mensaje:

“Finalmente nos hemos conectado! Nuestras energías u ondas, como ustedes las llaman se han encontrado. Mi hábitat, en este tiempo está situado en Australia, aunque viajo constantemente.
Mi energía en esta vida pertenece al Pacífico, y vibro con su intensidad. A veces me atrevo a llegar lejos e intento tocar América.
Me has llamado para contactar nuestra energía y nuestra verdad, pero la real dimensión de esta conexión es que tú has contestado el llamado de los Delfines. Nosotros hemos estado llamando la atención de los seres que poseen la suficiente curiosidad, un rasgo delfínico, como para arriesgarse en las profundidades del mar, o en las profundidades de su inconsciente, y así llegar hacia nuestro hogar.
El propósito de este encuentro entre los Hombres de la Nueva Energía y nosotros es el de equilibrar las emociones humanas, con el fin de que los océanos (las emociones de Gaia) regresen al equilibrio necesario para el cambio de paradigma.
Durante milenios las fosas marinas han hecho un esfuerzo por ser los contenedores y transmutadores alquímicos de todas estas emociones desvirtuadas, pero esto ya no es suficiente. Se necesita más y más energía, una verdadera sinergia, para llegar a la vibración adecuada en el mundo que ustedes y nosotros habitamos.
Tu propuesta fue canalizar nuestras necesidades y habilidades, pero voy a transmitirte lo que es más esencial a estos fines: te hablaré de las necesidades y habilidades del humano.
Para poder interpretar estos conceptos, han de saber primero que el cerebro humano funciona a través de mecanismos locales y multidimensionales. Esto significa que el fluido nervioso recorre todas las terminales neuronales, con información que ordena el funcionamiento del cuerpo y responde a emociones y pensamientos individuales, además de reconocer emociones y pensamientos colectivos.
Pero también cuenta con canales de iluminación de sus propios designios, es decir, que desde sus otras dimensiones le es aportada información para plasmar ciertos pasos en el camino que ha emprendido al comenzar esta vida.
Lamentablemente, el Hombre ha elegido no hacerse consciente de estos mecanismos y los ignora, ahondando su pesadez y el dramatismo en su existencia.
El drama es el escenario para hacerle justicia al Alma y para encontrar aceptación de lo que no se puede obtener sin el necesario derecho de consciencia. Pero es sólo eso.
Prolongar estos estados produce un gran desgaste de energía y puede estacionar al ser en la frustración.
Puedo entender su dolor por la pérdida de lo más amado. Si mi compañera fuera atrapada en las redes de pesca o asesinada por algún insatisfecho humano, mi pena me sumiría en un gran silencio, que sólo se aprecia en el fondo del océano, en donde se experimenta el vacío. Seguramente iría allí para experimentar aceptación.
Me entregaría al vacío, en donde no hay drama, sólo hay silencio.
Pero la mayoría de los humanos se estancan en su dolor, por el sólo hecho de poseer algo: si no pueden poseer lo que desean, al menos poseen su dolor.
Por eso, de lo que quiero hablar es de las necesidades y de las habilidades del Hombre. Cuando sane las primeras, podrá encontrar las segundas.
El individuo de este tiempo necesita conocer y reconocer su origen divino y el de Todo lo que Existe. Necesita recobrar su sacralidad y discernir en cuántos de sus actos está omitiendo su poder divino.
Ha de descubrir cuáles de sus conductas lo llevan a ser más consagrado a la vida y cuáles lo denigran. Qué energías lo benefician para ascender en sabiduría y cuáles lo sumen en más y más dramas. Quiénes lo bendicen con su amor y quienes le ofrecen lazos enfermos.
Para lograrlo, ha de soltar todo y dejar que las energías a su alrededor se reagrupen, para poder descubrir qué núcleos le pertenecen. Y al soltar, indicamos que suelte también los aprendizajes de esos seres, energías y núcleos. Porque sólo así recuperará su propio poder.
Entonces, un conocimiento propio, una información que le pertenece ancestralmente, alcanzará su conciencia y podrá hacerse dueño de sus habilidades.
Cada ser posee las propias. Si deja espacio dentro de sus emociones y pensamientos mal encaminados, podrá acceder a nuevos campos de su propia energía, una energía sanadora, una energía contenedora y hábil en cualquier contienda.
Las habilidades del ser humano son la gracia, la clarividencia, la telepatía, la alegría, la plenitud, la pureza, la inocencia, la humildad, la creatividad, la belleza, la inspiración y el honor.
El ser humano es sanador, mago, rey, guerrero, creador, sabio y delfín, en sus estados más puros.
Dentro de cada uno de ustedes se encuentra el camino para acceder al logro, a la magia, a la sabiduría y a la sanación.
Nosotros estamos aquí desde el inicio para evitar que estos dones se vean nublados por el oscurecimiento de la conciencia.
Nosotros estamos aquí porque los amamos y lo único que hacemos es entregarles nuestro amor.
Estamos aquí para que no se olviden de lo que son, para que vuelvan a ser seres de Consciencia Cósmica, seres de virtudes sagradas.
Puede ser que algunos alarmistas estén predicando que nos estamos extinguiendo, pero, al igual que ustedes, no abandonaremos el barco, hasta que el último sea rescatado.”

de Liliana Scaringi

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. NILDA ESTER ROMERO dice:

    AMO LOS DEFINES ,SON TAN TIERNOS .POR PRIMERA VEZ LOS VI PERSONALMENTE EN EL MUNDO MARINO Y MI CORAZON SE SALIA DE MI PECHO NO PUDE EVITAR EMOCIONARME Y CADA VEZ QUE VEO UN DELFIN ME SIGUE PASANDO LO MISMO

  2. bertasiebert dice:

    Me encantan los delfines los amo besos gracias

  3. Salvador Bizarro dice:

    Me interesa el como despertar el tercer ojo pues tengo visiones esporádicas y presión en el entrecejo. Entre otras cosas que es largo de detallar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *