Trabajar con uno mismo, limpiando desde nosotros

image_pdfimage_print

Mediante esta herramienta, aprendemos que tenemos la capacidad de hacer lo correcto para nuestro propio Ser, de volver al estado de perfección, de limpiar y volver otra vez nuestra página en blanco…, con sólo pedirle a la Divinidad que aquello que yace dentro de nosotros, aquello que ha ocasionado una división en nuestros pensamientos, venga a la superficie para ser liberado. Aprendemos a hacernos cargo, a hacernos RESPONSABLES de lo sucedido. Y cuando digo responsables es solo eso. No se trata de Culpa, sino de ver cómo puedo solucionarlo.

Y la solución es sumamente simple: Ofrecer perdón, pedir perdón, entregar amor y sentir agradecimiento, con unas sencillas oraciones, en las que invocamos junto a la Suprema Divinidad (Fuente Creadora, Dios, Universo. Cada uno le dará el nombre que sienta) a las tres personalidades en nuestro propio ser: el PADRE (Aumakua) o supraconsciente, la MADRE (Uhane) o plano consciente y el HIJO o NIÑO (Unihipili) que representa al inconsciente.

Al pedir perdón a la Divinidad por haber tenido pensamientos que nos han separado de nuestra Unidad con el Espíritu estas memorias van desapareciendo. En ocasiones se necesita pedirlo varias veces a fin de que la razón que está detrás del pensamiento erróneo compartido con los otros que cocrean mi realidad, aparezca en la superficie y sea liberada. Y cuando esa memoria compartida es liberada, el espacio se llena inmediatamente con un amoroso sentido de Unidad con todo.

El Ho’oponopono sostiene que todos los problemas se empiezan a gestar en los pensamientos. Pero!, tener pensamientos no es el problema cuando son bonitos, cierto?. El problema está en todos esos pensamientos que se encuentran llenos de memorias dolorosas sobre personas, situaciones, lugares o cosas.

La mente como tal no puede solucionar esos problemas porque el intelecto se limita a gestionar procesos. Y por más que ordenemos a la mente administrar esos pensamientos, no dejamos que fluyan las emociones, que por el contrario, se atascan en esos recuerdos dolorosos.

Cuando se hace Ho’oponopono, la Divinidad se hace cargo de los pensamientos dolorosos y los neutraliza. Haciendo Ho’oponopono, tú no purificas personas, situaciones, lugares o cosa alguna. En cambio, neutralizas la energía dolorosa que tú asocias con esas personas, lugares o cosas. Así que la primera etapa para hacer Ho’oponopono es purificar tus propias energías sobre eso que te molesta o duele.

Para hacer Ho’oponopono no necesitas saber con exactitud cual fue el error cometido o cual fue el origen del problema. Solo con percibir la existencia de situaciones físicas, mentales o emocionales que te estén abrumando es suficiente. Y esto es muy relajado, porque no necesitas pasar tiempo indagando las posibles causas, sino que directamente puedes comenzar a practicar la sanación, asumiendo tu responsabilidad para que eso que te abruma cambie, se purifique y vuelva a ti convertido en pura luz.

Son el Amor y la Gratitud como estados de conciencia pura los que habilitan finalmente que el proceso sea completado: todo es sanado, liberado y transmutado en pura luz.
Perdóname, lo siento. Te amo. Gracias.

Bendiciones de mi corazón al tuyo!

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. carmen dice:

    bello msj voronica gracias q dios te bendigas por esa linda obras q dios te puso en tu vida cada dias va creciendo tu linda enseñaza feliz fin de semnas besooo Namaste

  2. Lorena dice:

    Hooponopono aparece recurrentemente en mi vida y ultimamente lo practico mucho, casi todo el tiempo estoy repitiendo las frases, me da paz…hasta que encontre los codigos numericos sagrados, por que me encanto…el tema es se pueden usar ambos, hacer ho´oponopono y usar algunos codigos? por momento me imagino que los codigos es como tener una agenda cosmica, la mejor agenda q un ser pueda tener! y me entusiasma pero por alguna razon no lo puedo unir al hooponopono…por ahi lo estoy viendo desde un lugar muy limitado, por eso me interesa su opinion, ver otro lado de la moneda, gracias.

    • Verónica Heiland dice:

      claro que lo puedes unir. Somos seres integrales, asi que todo lo que llega a nuestra vida puede ser utilizado de manera completa en armonía, sumando siempre lo nuevo. Por ejemplo cuando vas a hacer hoponopono puedes invocar el codigo sagrado para sanar el niño (no lo recuerdo, ahora, son tantos!)
      Justamente estoy trabajando en crear meditaciones para un Taller uniendo estas dos herramientas sanadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *