Y tú, ¿qué pides?

image_pdfimage_print

“En un lento amanecer en el que mi corazón estaba triste y entre somnolencias oraba, rogué con plegarias, cargadas de quejas y reproches.

Entonces, los cielos, abrieron para mí sus puertas y dije:

– Por favor, líbrame de todo esto que me hace daño.

– Te dimos la capacidad de cambiar; de ti depende usarla.

Entonces pedí paciencia. Y me respondieron:

– Es a través de las dificultades, que la construyes.

-Pero yo pedí felicidad.

Y me dijeron:

– Te dimos inmensas bendiciones; de ti depende valorarlas y disfrutarlas.

– Pedí que me evitaran tanto dolor y sufrimiento.

Y me contestaron:

– En tus propias manos, está la posibilidad de apretar o de soltar. El dolor, te induce a mirar no con los ojos de tu mente y tus apegos, sino con los del alma que sabe, eres merecedor de todo lo mejor, sólo tienes que atraerlo con tu vibración.

– Pedí que me ayudaran a crecer.

– Tú mismo podrás decidir día a día si creces. La vida misma, podará tus ramas para que tus frutos sean dulces y abundantes.

– Pedí tener la posibilidad de disfrutar lo que yo quisiera.

Y me respondieron:

– Ama y agradece lo que tienes y así abrirás tu corazón a encontrar lo que tú quieres.

– Pedí que me ayudaras a amar a los demás, como Tú me amas.

– Entonces, no esperes que los demás sean como tú quieres, mejor reconoce en ellos a tu propio espejo.”

 

Te invito a que tu día sea un canto de gratitud y de alegría, a que disfrutes los presentes que el cielo ha enviado para ti. Deja de esperar sin actuar. Toma conciencia de todos los talentos que tienes y busca de qué manera los utilizas en tu propio interés y en servicio a los demás.

Texto tomado del Facebook de Lu Sanchez, editado por Veronica Heiland

También te podría gustar...

10 Respuestas

  1. Mage dice:

    Verónica, le agradecería mucho si me dijera cómo uno debe soltar, dejar ir las cosas cómo se dice que no sirven a nuestro propósito en la vida. Yo lo hago con oraciones u otras cosas y después vuelvo a lo.mismo le agradecería mucho me dijera. Verónica gracia y muchas bendiciones

    • Verónica Heiland dice:

      las oraciones nos ayudan,pero lo importante es que decidas internamente ese cambio. En un ejemplo muy directo, sería como que si siempre haces el mismo camino de tu casa al trabajo, y siempre pasas por la misma acera con las baldosas rotas y cada vez que llueve te ensucias, DECIDES cambiar tu recorrido y evitar esa acera. Lo mismo es con cualquier comportamiento aprendido. A lo mejor el primer tiempo tu impulso es hacer el mismo camino, pero cuando te das cuenta, cruzas de acera inmediatamente. Asi debes hacer. Fijate en otros post donde hablo de afirmaciones y trabajar un minimo de 21 dias

  2. bertasiebert dice:

    Muy bello hay que aplicarlo dia a dia Bendiciones

  3. Florica Manguci dice:

    Gracias.Y un abrazo de luz.

  4. Iliana Maria dice:

    Gracias por compartir tu luz

  5. Lucia ruiz palacio dice:

    Verónica muchas gracias por recordarme todas las maravillas y milagros que suceden a cada instante en mi vida. es un canto de mil colores lo que sale de mi corazón.

  6. Mage dice:

    Gracias verónica, tú tienes toda la razón siempre quejas yo lo hago quejarme y pedir, pero he aprendido desde el corazón agradecer lo bueno y malo que me llega a mi vida pero a veces nos agota mucho. Verónica me cuesta mucho soltar las cosas, osea no lo sé hacer a veces quiero soltar cosas, pienso q es nuestra mente la que nos traiciona y estos miedos e inseguridades, muy agradecida mi querida. Verónica muy bellas y certeras palabras quie nos regalas. Bendiciones

  7. Maria del Carmen dice:

    Bendiciones!!!!! Vero!!!!
    Lo comparto…

  8. Robert0 dice:

    Amor y Amistad: Septiembre; visita Papal, demasiada alegría hay aquí y ahora en mi vida y en mi corazón. Fueron días bellísimos; el Papa Francisco es lo máximo, lo mejor que le ha sucedido a la
    Santa Iglesia Católica, ojala toda esa maravillosa energía que ha quedado en el ambiente, se mantenga vigente por días, meses y años, nuestra patria Colombia se lo merece, el planeta y el universo también. Querida Verónica Heiland; es tanta la buena energía que vibro felicidad, feliz, feliz, muy feliz, gracias a Usted por compartir tantas lecturas de sumo interés, valoro su trabajo, miles de reconocimientos, miles de abrazos, miles de bendiciones, con lujo de respeto y cariño, te llevo en mi corazón y en mis oraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *